Cómo trabajar la fuerza, la resistencia y la flexibilidad puede mejorar tu salud

Fuerza, resistencia y flexibilidad

Estamos hechos para estar ¡en movimiento!

Seguro que habrás escuchado mucho acerca de los beneficios que un estilo de vida activo y el ejercicio físico te pueden aportar para mejorar tu salud. Y no estamos hablando únicamente de estar bien físicamente, sino también de aumentar nuestro bienestar emocional. Ya sabes, mens sana in corpore sano.

Aumentar la fuerza de mis músculos, mi capacidad aeróbica o ser más flexible. ¿Qué es mejor? En realidad cada tipo de ejercicio nos ayuda a mejorar nuestra salud de una manera diferente. ¡Por eso, lo ideal es que los combines!

Más músculo, ¿únicamente una cuestión de estética?

Nada más lejos de la realidad. Aunque es obvio que el cambio físico es evidente y nos ayuda a vernos mejor, lo cierto es que los beneficios de tener una buena masa muscular van mucho más allá. En el gimnasio o en casa. Con pesas, gomas elásticas o sólo con el propio peso del cuerpo. Las posibilidades son infinitas.

¿Quieres perder algo de peso y mejorar tu composición corporal? El trabajo de fuerza no sólo te ayudará a gastar energía durante el entrenamiento sino que además, al aumentar la cantidad de músculo, favorecerá que tu gasto energético sea más alto en reposo. También ayudará a reducir el porcentaje de grasa de tu organismo.

Trabajar la fuerza para mejorar tu salud

Numerosos estudios relacionan también el entrenamiento de fuerza con mejoras en la tolerancia a la glucosa y la respuesta de la insulina, por lo que si tu objetivo es mejorar tu salud metabólica, éste será un buen aliado. Además, reduce la presión arterial en reposo y puede tener efectos sobre los niveles de LDL (colesterol “malo”), HDL (colesterol “bueno”) y triglicéridos, de forma que también cuidarás de tu salud cardiovascular.

Una mayor masa muscular y unos músculos más fuertes te ayudarán a proteger tus articulaciones y a incrementar la densidad mineral ósea, reduciendo el riesgo de osteoporosis. Esto es especialmente importante a medida que cumplimos años, ya que nuestra masa muscular disminuye y nuestros huesos tienden a volverse más frágiles. Por eso, es aconsejable que incluyas ejercicios de fuerza en tu rutina, sobre todo si eres mujer.

Ganar fuerza para mejorar tu salud

Si todavía no te hemos convencido, deja que te contemos algo más. El entrenamiento de fuerza se ha relacionado con mejoras en la salud mental, disminuyendo los síntomas de la depresión y aumentando nuestra autoestima.

Aumenta tu capacidad aeróbica para vivir más y mejor

¿Recuerdas la última vez que corriste para coger el autobús? ¿O cuando el ascensor se estropeó y tuviste que subir a pie hasta tu casa? ¿Te sentiste exhaust@ después? La mejora del funcionamiento de nuestro sistema cardiorespiratorio nos ayuda a sobrellevar mejor situaciones cotidianas cómo estas. ¿Sabías que las personas con una mayor capacidad aeróbica tienden a vivir más tiempo?

Además de mejorar la eficiencia del sistema cardiovascular y respiratorio, el ejercicio físico aeróbico nos ayuda a aumentar nuestro gasto energético, permitiéndonos regular mejor nuestro peso y ayudándonos a disminuirlo. Por si fuera poco, también reduce el riesgo de problemas cardiovasculares, disminuye la presión arterial y mejora nuestra salud metabólica, aumentando el colesterol “bueno” (HDL) y ayudándonos a controlar el azúcar en sangre.

Si lo que te ocurre es que sientes que te falta energía o últimamente te despiertas siempre con el pie izquierdo, no te preocupes, tenemos el remedio que necesitas. El ejercicio aeróbico puede hacerte sentir fatigado al principio, pero si lo haces de forma habitual notarás que tu energía aumentará y en general tu estado de ánimo será más bueno. ¡Benditas endorfinas!

Caminar, correr, nadar o ir en bicicleta son sólo algunos ejemplos. Con tanta variedad, ¡imposible no encontrar alguno que te guste!

Ejercicio Aeróbico para mejorar tu salud

La flexibilidad, esa gran desconocida

Aunque es la gran olvidada, la flexibilidad tiene influencia no solamente sobre el funcionamiento de nuestro aparato locomotor sino incluso sobre la función respiratoria.

Ya seas un deportista empedernido o un principiante, mejorar tu flexibilidad te ayudará a cuidar de tus articulaciones, ya que permite que éstas puedan moverse en todo su rango de movimiento. Además tus músculos serán capaces de realizar su función de una forma más eficiente y disminuirás el riesgo de lesiones.

Trabajar la flexibilidad para mejorar tu salud

Por último, los estiramientos reducen las molestias musculares y mejoran la postura corporal, siendo claves para reducir dolores habituales, cómo por ejemplo, los de la parte baja de la espalda.

Tu plan de entrenamiento es único

Cómo ves, los beneficios de los diferentes tipos de entrenamiento son variados, y en conjunto te pueden aportar muchísima calidad de vida.

A la hora de planificar tus sesiones de ejercicio o entrenamientos es importante que tengas en cuenta que todos somos diferentes y debemos adaptar la actividad a nuestras capacidades, experiencia y preferencias personales. En función de nuestra edad, nuestro estado de salud e incluso de nuestras diferencias a nivel biológico la pauta de ejercicio recomendada puede variar. De esta manera conseguiremos todos los beneficios que puede aportarnos evitando a su vez sobrecargas y lesiones.

Si buscabas una píldora mágica para mejorar tu salud y tu estado de ánimo, ¡la has encontrado! Déjate asesorar por un profesional del deporte para planificar bien tus entrenamientos y empieza a disfrutar de todo lo que te puede aportar.

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Sobre el autor...

Más para explorar...

Gestión del peso

La energía que gastamos cuando no hacemos nada ¿cómo nos condiciona?

Seguramente todos nos hemos preguntado alguna vez cuánta energía necesita nuestro organismo para que todo funcione correctamente. La gran máquina que llamamos “nuestro organismo” funciona bien cuando conseguimos que la gran mayoría de sus necesidades