¿Cómo afecta nuestro genotipo y el omega 3 a la pérdida de peso?

Sobre todos los factores que pueden afectar a la gestión de nuestro peso ya conocemos algunos como la ingesta energética, el tipo de nutriente a priorizar para obtener una pérdida de peso, nuestro control sobre la regulación de la saciedad y el hambre emocional, pero ¿y si te dijera que tu consumo de grasas omega 3 puede ayudarte a conseguir esa pérdida de peso dependiendo de tu genotipo en determinados genes?

Los omega 3 (O-3) son un tipo de grasa poliinsaturada (PUFAs) las cuales tienen una gran fama por todos los efectos beneficios que se le han atribuido como la gestión de estados inflamatorios y la mejora del perfil de grasas en sangre, entre otros.

omega rich foods

Existen diferentes fuentes de omega 3:

  • Los alimentos de origen vegetal con omega 3 contienen en abundancia un tipo de O-3 llamado ácido alfa linolénico (ALA) el cual no es activo para los humanos pero sí tenemos la capacidad de transformarlo a su forma activa EPA y DHA.
  • Los alimentos de origen animal con omega 3 contienen en abundancia dos tipos de O-3 llamados ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), los cuales sí que son activos en el organismo humano.

¿Qué relación existe entre el consumo de omega 3, nuestro genotipo y nuestra capacidad de perder peso?

La clave se encuentra en la metabolización de estas grasas. Su metabolización, en gran parte, depende de dos genes FADS1 y FADS2 se encargan de modular la estructura de estas grasas para volverlas en un tipo biológicamente activo. Las variantes genéticas en estos dos genes son tan importantes que pueden regular hasta el 30% de los niveles de determinadas grasas en sangre y responden a diferentes cantidades de omega 3 dependiendo del genotipo presente.

Además, como hemos mencionado anteriormente estas grasas omega 3 pueden modular tanto nuestro estado inflamatorio como nuestro perfil de grasas en sangre y de nuevo el efecto puede variar dependiendo del genotipo que presentemos en estos genes independientemente de si la fuente de obtención de estos O-3 es alimentaria, a partir de ingesta de pescados azules, algas, semillas de lino… o a través de suplementación con esta grasa.

¿Pero…qué pasa con el genotipo y la pérdida de peso?

Por lo que hace a la pérdida de peso, el genotipo de las variantes presentes en FADS1 y FADS2 pueden regular el peso. Un estudio realizado en un total de 29.674 participantes demostró que las personas con el genotipo adecuado y con una ingesta de omega 3 tanto de fuentes como el pescado como de la suplementación podían llegar a conseguir un menor incremento de peso de 0,8kg/m^2 por cada gramo de omega 3 consumido. 

Por otro lado, otros estudios han demostrado que esta genética no solo es capaz de disminuir el incremento de peso asociado a la edad sino que además el consumo de ácido linoleico podía disminuir la circunferencia de la cintura, un marcador tanto estético como de riesgo cardiovascular.

Cabe destacar que este efecto no solo se ha observado en adultos sanos sino también en embarazadas y jóvenes. En el caso de las embarazadas la presencia del genotipo de riesgo en variantes de los genes FADS1 y FADS2 marcaban su riesgo de ganancia de peso y los cambios del perfil de grasas en sangre asociados al consumo de omega 3, siendo menor el beneficio en las mujeres con mayor peso. 

Por otra parte, un estudio italiano en niños de entre 8 y 14 años demostró que el genotipo de riesgo en las variantes del gen FADS incrementa el riesgo de los jóvenes a padecer obesidad debido a una reducción significativa de las proteínas encargadas de gestionar el metabolismo de las grasas omega 3.

salud personalizada

Finalmente, destacar la importancia de todos los detalles asociados con la ganancia de peso, con el conocimiento de hoy en día ya no solo hablamos de disminuir la ingesta energética sino de la importancia de conocer y controlar factores que pueden condicionar esta pérdida de peso de forma significativa como puede ser el ejercicio físico, nuestra genética, el consumo de alimentos termogénicos e incluso el consumo de omega 3 según nuestro genotipo.

Referencias bibliográficas

 

  1. de la Garza Puentes A, Montes Goyanes R, Chisaguano Tonato AM, et al. Association of maternal weight with FADS and ELOVL genetic variants and fatty acid levels- The PREOBE follow-up. PLoS One. 2017;12(6):e0179135. Published 2017 Jun 9. doi:10.1371/journal.pone.0179135
  2. Žák A, Jáchymová M, Burda M, et al. FADS Polymorphisms Affect the Clinical and Biochemical Phenotypes of Metabolic Syndrome. Metabolites. 2022;12(6):568. Published 2022 Jun 20. doi:10.3390/metabo12060568
  3. Maguolo A, Zusi C, Giontella A, et al. Influence of genetic variants in FADS2 and ELOVL2 genes on BMI and PUFAs homeostasis in children and adolescents with obesity. Int J Obes (Lond). 2021;45(1):56-65. doi:10.1038/s41366-020-00662-9
  4. Takkunen MJ, de Mello VD, Schwab US, et al. Gene-diet interaction of a common FADS1 variant with marine polyunsaturated fatty acids for fatty acid composition in plasma and erythrocytes among men. Mol Nutr Food Res. 2016;60(2):381-389. doi:10.1002/mnfr.201500594
  5. Koletzko B, Reischl E, Tanjung C, et al. FADS1 and FADS2 Polymorphisms Modulate Fatty Acid Metabolism and Dietary Impact on Health. Annu Rev Nutr. 2019;39:21-44. doi:10.1146/annurev-nutr-082018-124250
  6. Huang T, Wang T, Heianza Y, et al. Fish and marine fatty acids intakes, the FADS genotypes and long-term weight gain: a prospective cohort study. BMJ Open. 2019;9(7):e022877. Published 2019 Jul 31. doi:10.1136/bmjopen-2018-022877
  7. Muzsik A, Bajerska J, Jeleń HH, Gaca A, Chmurzynska A. Associations between Fatty Acid Intake and Status, Desaturase Activities, and FADS Gene Polymorphism in Centrally Obese Postmenopausal Polish Women. Nutrients. 2018;10(8):1068. Published 2018 Aug 10. doi:10.3390/nu10081068
  8. Dumont J, Goumidi L, Grenier-Boley B, et al. Dietary linoleic acid interacts with FADS1 genetic variability to modulate HDL-cholesterol and obesity-related traits. Clin Nutr. 2018;37(5):1683-1689. doi:10.1016/j.clnu.2017.07.012

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Sobre el autor...

Más para explorar...

Fitness

¿La cafeína mejora el rendimiento deportivo?

Rendimiento deportivo y cafeína Podemos empezar a practicar ejercicio físico por motivos de salud, por ocio o por socializar, entre otros motivos. Sin embargo, sea cual sea el punto de partida todos buscamos una mejoría