Los dos primeros abordajes que se nos vienen a la mente cuando queremos mejorar nuestro rendimiento deportivo son el entrenamiento y la nutrición. Sabemos que existen numerosas estrategias deportivas para mejorar nuestro rendimiento en función de cuál sea la habilidad que queremos mejorar y básicamente, en función de cuál sea nuestro objetivo.  A lo largo del artículo de hoy vamos a hablar sobre un micronutriente, el zinc, cuyo consumo debe estar garantizado sobre todo en deportistas.

Si somos amateurs y nuestro margen de mejora es grande, la ayuda de un profesional nos va a venir de perlas para poder enfocar nuestro entrenamiento y obtener los resultados esperados, pero, por otro lado, si somos profesionales y tenemos un margen de mejora pequeño, cualquier mejora por pequeña que sea en cualquiera de los factores que afectan a nuestro rendimiento deportivo, se puede considerar todo un logro.

Además de consejo profesional a nivel de entrenamiento, aquí es donde entraría en juego, la nutrición y más específicamente la micronutrición y los suplementos alimenticios.

¿Qué ocurre con el zinc en los deportistas?

 

Uno de los errores más comunes es tratar a los deportistas como a sus iguales sedentarios y claramente esto no debería ser así. Las diferencias entre estas dos poblaciones son abismales y se deberían tener en cuenta. Es por esto que existe una necesidad imperiosa de investigar para poder establecer recomendaciones nutricionales específicas para esta población. Como indicaron los resultados de un metaanálisis, un ejemplo de estas diferencias en las demandas y necesidades de micronutrientes es el zinc. Este metaanálisis mostró que los niveles sanguíneos de zinc fueron menores en atletas con respecto el grupo control a pesar de mantener un consumo mayor de zinc.

El zinc es un mineral que participa en el metabolismo energético, inmunidad y sistemas antioxidantes. En el músculo, la mayor parte del zinc se encuentra como parte de los complejos proteicos y proporciona estabilidad y contribuye en la actividad de algunas enzimas como lactato deshidrogenasa y superóxido dismutasa.

Debido a estas funciones se considera que unos niveles bajos de zinc están relacionados con una disminución en la función cardiorrespiratoria y por lo tanto una disminución del rendimiento en ejercicio aeróbicos.

Parece ser que la ingesta de zinc y garantizar unos niveles dentro de la normalidad puede estar relacionado con una mejora del VO2max y una reducción en la viscosidad de la sangre lo que puede mejorar el rendimiento aeróbico, pero actualmente el verdadero impacto del zinc en el rendimiento deportivo sigue sin estar claro.

¿Qué pasa con la pérdida del zinc?

 

A las funciones citadas anteriormente le sumamos la evidencia de la pérdida de zinc que se produce a través del sudor y la orina durante y pos-ejercicio, poniendo de manifiesto el por qué las necesidades de zinc de los deportistas son superiores que en sus iguales sedentarios.

Además, dentro de los deportistas, debemos hacer hincapié en los deportistas veganos y vegetarianos y sus necesidades de este mineral. Este colectivo, no solo por ser deportista, sino además por su patrón alimentario, va a necesitar cantidades de este micronutriente superiores en comparación con los deportistas. Esto se debe a que una dieta vegana bien diseñada y rica en fibra, como por ejemplo un alto consumo de legumbres, frutas, verduras y cereales integrales, va a aportar un mayor consumo de fitatos y/o calcio que pueden disminuir la absorción de zinc parcialmente.

¿Cuáles pueden ser las causas y las consecuencias de la deficiencia de zinc?

 

Para que el zinc pueda ser transportado a través de las células por el organismo hasta los órganos donde va a ejercer la acción, necesita transportadores.

Da Rocha et al. concluyeron que los niveles de zinc en sangre eran más bajos en personas con variantes genéticas en genes relacionados con los transportadores de zinc del organismo. Por lo que personas con estas variantes genéticas van a presentar necesidades superiores de zinc.

Si la ingesta de zinc la realizamos mediante los propios alimentos, como por ejemplo arroz, espinacas, avena, pipas de calabaza, leche, marisco… No existiría problema ante un exceso de zinc, pero la suplementación habría que llevarla bajo el control de un profesional. En cuanto a la deficiencia de zinc, al igual que otros minerales y nutrientes, los efectos podrían ser un retraso en el crecimiento infantil, pérdida de peso, una mayor susceptibilidad a las infecciones, reducción de la visión nocturna, una curación más lenta de las heridas, menor capacidad de regeneración, pérdida regresiva de los sentidos del sabor y el olfato, e incluso producirse lesiones cutáneas, piel escamosa y manchas blanquecinas en las uñas. Podemos asegurar que una carencia de zinc sería contraproducente en el rendimiento deportivo general dado que no habría una suficiente capacidad de regeneración muscular y por consiguiente nos sentiríamos débiles.

Con la esencialidad de este mineral tanto en nuestra vida diaria como en la práctica deportiva, lo más recomendable siempre será acudir a un profesional que valore y estime las necesidades de zinc dependiendo de nuestro contexto, necesidades vitales y atléticas.

Referencias bibliográficas

 

Chu A, Petocz P, Samman S. Immediate Effects of Aerobic Exercise on Plasma/Serum Zinc Levels: A Meta-analysis. Med Sci Sports Exerc. 2016;48(4):726-733. doi:10.1249/MSS.0000000000000805

Anderson RA, Bryden NA, Polansky MM, Deuster PA. Acute exercise effects on urinary losses and serum concentrations of copper and zinc of moderately trained and untrained men consuming a controlled diet. Analyst. 1995;120(3):867-870. doi:10.1039/an9952000867

Jakše B. Placing a Well-Designed Vegan Diet for Slovenes. Nutrients. 2021;13(12):4545. Published 2021 Dec 18. doi:10.3390/nu13124545

Khaled S, Brun JF, Cassanas G, Bardet L, Orsetti A. Effects of zinc supplementation on blood rheology during exercise. Clin Hemorheol Microcirc. 1999;20(1):1-10.

Supplementation in Exercise and Athletic Performance: A Systematic Review. Nutrients. 2019;11(3):696. Published 2019 Mar 24. doi:10.3390/nu11030696

Day KJ, Adamski MM, Dordevic AL, Murgia C. Genetic Variations as Modifying Factors to Dietary Zinc Requirements-A Systematic Review. Nutrients. 2017;9(2):148. Published 2017 Feb 17. doi:10.3390/nu9020148

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Sobre el autor...

Más para explorar...

Salud cardiovascular

¿No te mides la presión arterial? Esto te interesa.

El número de adultos de entre 30 y 79 años con hipertensión arterial ha aumentado de 650 millones a 1280 millones en los últimos 30 años, según el primer análisis mundial de las tendencias de

Observatorio

Health Talks: Entrevista a Luis Badrinas

En el contexto de las Health Talks del Blog de Salud Personalizada by Made of Genes, entrevistamos a Luis Badrinas, CEO Barcelona Health Hub & Community of Insurance